top of page

¡Vamos al Iral Bosque Nuboso! Pero… ¿qué es un bosque nuboso?


Los ecosistemas tropicales han enfrentado una gran disminución frente a los embates del avance de la frontera agrícola y el desarrollo humano en general. Hoy más que nunca existe la necesidad de proteger los trópicos y los distintos ecosistemas frágiles que en ellos existen. Grandes organizaciones, gobiernos y entidades privadas se han unido a la lucha para proteger la mayor cantidad de ecosistemas tropicales posibles, los cuales son los más diverso del planeta. Para entenderlo mejor, los trópicos poseen muchas más formas de vida por metro cuadrado que cualquier otro ecosistema en el mundo.


Los trópicos se extienden en el mundo desde los 23.27 grados norte hasta los 23.27 grados al sur del ecuador, lo que se conoce como la franja tropical. Esta es la zona donde el planeta recibe mayor cantidad de radiación solar, ya que la luz del sol llega de manera perpendicular, a diferencia de otras latitudes que reciben la luz solar con ángulo.


Si observamos un mapa del mundo y ubicamos la región tropical, nos daremos cuenta de que, en su gran mayoría, la franja tropical está compuesta de agua. A nivel planetario los océanos cubren tres cuartas partes de la tierra y las masas de tierra más grandes se encuentran alejadas de los trópicos. Esto hace que los trópicos conformen solamente un 7% de la totalidad del territorio terrestre, pero que guarden aproximadamente un 50% de la diversidad del mundo haciéndolos sumamente importantes.


Entre los ecosistemas más populares de los trópicos nos encontramos al bosque tropical lluvioso que debido a su densidad, riqueza biológica y su exuberancia atrae la atención de toda la humanidad. Los bosques tropicales lluviosos varían según el porcentaje de humedad que reciben anualmente o por la altitud donde se encuentra. Los de menor humedad tienen menor cantidad de plantas que crecen sobre los árboles y también existen diferencias en los tipos de plantas que varían de región a región.


Según el sistema de clasificación de zonas de vida de Leslie Holdridge, el bosque tropical lluvioso se caracteriza por estar localizado en la zona intertropical con prácticamente 12 horas de radiación solar directa diaria y, además, recibir al menos 2 mil milímetros de precipitación promedio anual distribuida en al menos 8 meses del año. Contrario a esto, se clasificaría como bosque seco.


Cuando un bosque lluvioso tropical lo encontramos a mayor altura, los bosques reciben humedad no solo por medio de las lluvias sino también de la humedad de las nubes, las cuales tocan las montañas casi diariamente. Estas características hacen que se clasifiquen como bosque nuboso. Esta abundancia de humedad hace que estos ecosistemas sean extremadamente ricos y diversos por eso, cuando observamos sus árboles es sumamente difícil encontrar un trozo de corteza libre de plantas y cada milímetro de cada árbol está ocupado por algún tipo de flora.


Los bosques nubosos son de los favoritos de los turistas, no sólo por su exuberancia sino también por el clima más fresco y agradable de las montañas y las hermosas vistas a la hora de realizar caminatas. Poseen una increíble flora y fauna y existen algunos animales que únicamente habitan en este bosque.



Los bosques nubosos de Costa Rica no sólo poseen gran belleza y biodiversidad, sino que también ofrecen calidad en la conservación, infraestructura y accesibilidad. El Iral Bosque Nuboso es la mejor opción de disfrutar este tipo de ecosistema al ser uno de los más accesibles desde el valle central. Está localizado a tan solo 15 km de la Iglesia de Vasquez de Coronado en la provincia de San José y cuenta con una extensa red de senderos que llevan a parajes bellísimos. Acá se puede encontrar una gran cantidad de vida silvestre típica de estos ecosistemas tales como el Quetzal, el ave más simbólica del bosque nuboso, así como la escurridiza Zeledonia, nombrada en honor al famoso ornitólogo costarricense José Cástulo Zeledón.


95 visualizaciones
bottom of page